La Salud Mental y el Cáncer

Una de cada tres personas diagnosticadas de cáncer también acaba sufriendo un trastorno de salud mental, como, por ejemplo, ansiedad o depresión. Esa cifra es mucho mayor que el 20 por ciento de la tasa de trastornos mentales de la población general. Es importante indicar que aunque se vincula el cáncer y los trastornos de salud mental, no significa que tener cáncer causa directamente algún trastorno mental. Los trastornos mentales más comunes que afectan a los pacientes de cáncer son los trastornos de ansiedad y de adaptación. Los trastornos de adaptación se producen cuando una persona no puede afrontar una crisis vital y no es capaz de funcionar diariamente o mantener relaciones con los que le rodean. La recomendación mayor seria que los pacientes de cáncer busquen ayuda si sienten que la necesitan; es normal sentir estrés, angustia, si se tiene cáncer. No es nada raro padecer algún tipo de trastorno mental, así que no hay de qué avergonzarse. Sin embargo muchas personas todavía creen que si acuden a un profesional de salud mental es que son débiles o no son capaces de afrontar bien su enfermedad y esto no es así. Por otro lado fortalecer la salud mental puede ser decisivo para derrotarla. Cuándo estamos ante este diagnóstico el miedo persiste y debe ser enfrentado con decisión. Esto va a ser determinante en cómo va a transcurrir la enfermedad.

Por todo, es muy recomendable estar atentos a la salud mental de las personas diagnosticadas con cáncer. Ante cualquier señal de alerta en este sentido debemos consultar con un profesional de la psicología.

…“El cáncer se puede llevar todas mis habilidades físicas. Pero no puede tocar mi mente, mi corazón y mi alma”…

Luisina Daives.

Psicóloga de Amadem.