10 PERSONAS SE SUICIDAN CADA DÍA

Este pasado viernes por primera vez en España profesionales de la salud, de la prevención del suicidio, asociaciones de familiares, personas que han sobrevivido a un suicidio  y medios de comunicación se han reunido en el Congreso de los Diputados en una gran jornada organizada por el Diputado Iñigo Alli y por la Asociación La Barandilla. Una extraordinaria e interesante  jornada donde cerca de 300 personas comprometidas con la prevención del suicidio quisieron realizar una pregunta ¿Cuántos suicidios más son necesarios para la creación de un Plan Nacional de Prevención del Suicidio? Se calcula que en nuestro país se suicidan diez personas cada día y hay 20 tentativas por cada una que logra quitarse la vida. Una media de 3.700 fallecimientos al año. Tenemos un grave problema de salud nacional con los suicidios en España, y con el hecho de que los distintos gobiernos no se han atrevido a realizar ninguna acción. En el año 2017 (no se tienen datos todavía del año 2018) se suicidaron 110 personas más que en el año 2016, llegando a la terrible cifra de 3679 suicidios en España. Se considera que cerca de 1000 personas que se podrían salvar con unos buenos planes de prevención. Aunque hay más medios que hace 20 años, el número de suicidios va en aumento porque en nuestra sociedad hay mucha soledad y aislamiento que llevan a la sensación de incomprensión y desesperanza, ingredientes principales para la aparición de la conducta suicida. El sufrimiento está mal visto en nuestra sociedad y se trata de ocultar, pero está ahí y es urgente tratarlo. En el TELÉFONO CONTRA EL SUICIDIO 910 380 600, se han recibido más de 1000 llamadas de personas buscando ayuda para no morir en el primer año de funcionamiento de este proyecto atendido por profesionales de la salud, señalando que cada vez que sale en prensa nacional este número de teléfono se multiplican las llamadas de personas buscando ayuda a sus ideas autolíticas. Esto demuestra que las personas quieren buscar una salida antes de perder lo que más queremos todos “nuestra vida” y si se ponen ayudas las personas se aferran a la vida. Para acabar con los suicidios, todos los actores implicados (políticos, sociedad, profesionales y educadores…) deberíamos centrarnos en detectar y prevenir las conductas suicidas, ya que son «una cuestión de Estado» y por esto es muy necesario un plan de prevención nacional. En esta implicación también están presentes los medios de comunicación, a los que se invitó a hablar con máximo respeto del suicidio con el objetivo de informar y concienciar a la sociedad, de igual manera que se ha hecho con otros asuntos de gran calado social como la violencia de género o el acoso escolar.

 

                                                                  Luisina Daives. Psicóloga Amadem