Solución Eterna para un Sufrimiento Temporal

Solución Eterna para un Sufrimiento Temporal

En el año 2018 los números de suicidios en España volvieron a situarse entre los 3.600 y los 3.700 suicidios al año. En el último año el número de mujeres suicidadas ha ascendido en un 4,3 por ciento respecto al 2,5 por ciento de los hombres. Aun así, el número de varones que se han quitado la vida es superior (más de 2.700) frente al de las féminas (más de 900).

El suicidio es un fenómeno muy complejo que no se explica por una única causa, pero existe una estrecha relación con la Salud Mental. Los psiquiatras consultados señalan que en el 90% de los casos la persona padecía un trastorno psiquiátrico (mayormente depresión, y muchas veces sin diagnosticar), por lo que la mejor vía para alejarnos del suicidio es tener una buena Salud Mental. Los dos principales factores de riesgo para el suicidio son las enfermedades mentales y tener antecedentes de tentativa previa, es decir, haberlo intentado ya. Es importante aclarar que no todos los suicidas lo son por trastornos mentales, lo que si tienen en común todos y que se presenta como denominador es el sufrimiento.

¿Se puede prevenir el suicidio? Aquí radicaría el punto más crucial: la prevención, evitar llegar a esa situación angustiante. Lo eficaz y eficiente seria que las políticas de prevención sean específicas según necesidades. Y muy importante es tener en cuenta a quien va dirigida la prevención: edad, y sexo de las personas, no es lo mismo trabajar con adolescentes de 17 años, que con personas de 65. En cualquier caso, no solo es una tarea de los profesionales de la salud mental, ni siquiera del conjunto de los trabajadores sanitarios, sino de toda la sociedad que debe aprender a interpretar las «señales» que nos pueden indicar que una persona está pensando en el suicidio, aunque también hay suicidios completamente imprevisibles.

Décadas atrás existía la falsa creencia de que el hecho de preguntar hacía más fácil que lo acometiera, pero es “totalmente falso». Hay que preguntar y tener la capacidad de escucharle para saber por qué está sufriendo tanto. Si no lo sabemos, no podemos prevenir. Existe también el falso mito de que la persona que dice que se va a suicidar no lo hace. Ocho de cada diez personas que lo hacen lo habían advertido. En la Comunidad Valenciana, contamos con El Código suicidio, dentro del protocolo de actuación que se ideó para dar respuesta a esta problemática. Y consiste en una  herramienta proactiva que pretende dar una respuesta rápida y continuada a las personas con conductas suicidas (ideas, comunicación y actos suicidas) a través de la detección protocolizada, la atención inmediata y el seguimiento de la persona que está en riesgo. Es importante que conozcamos estos avances ya que a partir de la información y educación en el tema podremos avanzar hacia la prevención y para que por fin comiencen a disminuir los números tan alarmantes de personas que acaban deliberadamente con sus propias vidas.

                                                                                           Luisina Daives. Psicóloga Amadem

Ir arriba