LO PRIMERO QUE HAREMOS CUANDO ESTO TERMINE

Nosotros somos una Vivienda Tutelada de Salud Mental, que gestiona AMADEM. Son 5 usuarios y trabajamos con ellos una psicóloga, una trabajadora social y una integradora social durante distintos turnos gestionando todos los aspectos del día a día con ellos.

Respondiendo a la pregunta anterior, hemos quedado que lo primero que haremos será irnos de comilona y celebrar la libertad. En realidad, la frase tan conocida de que; no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes, en estas circunstancias se cumple a rajatabla. ¿Qué añoramos? Las cosas más simples y banales, salir a pasear, tomarnos café en la terraza del bar, poder asistir a nuestras actividades cotidianas y la más importante, poder besar, poder abrazar poder sentir. Las educadoras intentamos normalizar al máximo algo tan poco normal, procuramos que les afecte lo mínimo posible ya que son más vulnerables a sufrir consecuencias.

¿Cómo entretenernos? Pues muy fácil, hicimos una votación de qué actividades les interesa hacer, con un horario y ya tenemos unos quehaceres. Pintura, música, gimnasia, cocina, limpieza, juegos, manualidades, un pack super completito que de momento está funcionando perfectamente.

Vamos a hablar un poquito de A.N. Nos cuenta que lo primero que quiere hacer es visitar a su madre a la residencia, pero no solo ir el domingo, que es lo que solía hacer, sino ir sábado también, para poder suplir todo este tiempo que no la ha podido ver. La abrazará, la abrazará muy fuerte.

Comenta que no se está aburriendo durante la cuarentena, pero sí se siente solo, porque no hace las cosas que suele hacer, pero a la vez se siente más unido a sus compañeros de la casa, algo que también les ocurre al resto de los compañeros.

Está tranquilo porque sabe que su madre está bien, además todos los días a las 20.00h sale a la ventana a aplaudir y dar su apoyo todas las personas que están trabajando. Tiene contacto con toda su gente por lo que le hace sentirse esperanzado y más fuerte.

Otro de ellos, A.G., relata que estos días han podido cocinar más y cosas que nunca habían hecho como el pan, canelones… pero también está el lado negativo, está preocupado por su hermana que vive en una residencia. Hay momentos en los que se aburre mucho y solo piensa en el día que pueda salir a la calle.

Como conclusión final puedo decir que estoy gratamente sorprendida de lo bien que lo están llevando, nos dan una gran lección a tod@s, si ellos pueden, vosotr@s también.

¡A seguir el ejemplo! ¡Quédate en casa!

¿Y vosotr@s, Qué es lo que haréis?

VIOLETA ORDIÑAGA NEBOT
Educadora de la Vivienda Tutelada de AMADEM

Ir arriba