El Poder de una Mascota en tiempos de Confinamiento

Si los animales hablaran, nos dirían que nos quieren, que desean ser queridos y dar mucho cariño. Que no los abandonemos porque ellos jamás nos dejarían a la intemperie ni a la sombra de una muerte. Alivio, seguridad, entretenimiento, relajación… La convivencia diaria con las mascotas aporta múltiples beneficios para la Salud Mental. Compartir el día a día con un animal de compañía, se ha convertido en un gran regalo terapéutico para hacer frente al confinamiento. Los beneficios van mucho más allá del privilegio de poder salir fuera de casa a realizar un paseo para que pueda realizar sus necesidades.

El encierro está confirmando lo que en la práctica ya se sabía, y esto tiene que ver con que tener no es lo mismo que estar, con una mascota. Un animal dentro de casa será un antídoto ante el aburrimiento que se sufre en muchas familias: estas activo y ocupado, hay que estar pendiente de él/ella y además verle relajado y tranquilo nos transmitirá mucha paz.

En un momento de aislamiento social forzado, con muchas personas que pasan el confinamiento solos porque no viven en familia, el tener una mascota en casa es especialmente terapéutico: fundamentalmente evitan el sentimiento de soledad. Sabemos que tenemos compañía, y eso hace que nos sintamos más segur@s de nosotr@s mism@s, más protegid@s. Estamos ante muchas familias angustiadas, con estrés generado por el miedo a contagiarse o a perder el empleo, la compañía de nuestras mascotas reduce considerablemente los niveles de estrés y ansiedad que podamos tener, mejorando nuestra Salud Mental. Tener mascotas hace que se reduzca nuestra negatividad, haciendo que seamos más positiv@s. La cosa funciona de manera similar a lo que sentimos cuando un buen amig@ nos ayuda y nos hace ver el lado bueno de las cosas; nuestra mascota produce el mismo efecto en nosotr@s. Finalmente se ha relacionado el tener y jugar con nuestras mascotas con el aumento de la secreción de oxitocina, serotonina, dopamina y endorfinas, que son las cuatro hormonas de la felicidad.

Los especialistas caninos insisten en que tenemos que aprender a disfrutar del estar con nuestr@ perr@, a pasar tiempo con él/ella. Ahora tenemos una gran oportunidad, es un momento de nuevos aprendizajes. El compartir la convivencia con un animal de compañía aporta cohesión y mejora también la comunicación en el hogar y entre los miembros de la familia, algo especialmente valioso en una situación de crisis. Por otro lado sabemos que cuando esto pase, segurmante muchas familias necesitarán de reajustes y ayudas, ya que la crisis sanitaria nos dejara una económica y social importante. Pero nuestras mascotas seguirán necesitando de nuestra compañía y cuidados, de nuestro tiempo aunque sea menor, tenemos que tener claro que con esfuerzo y dedicación, ayudas y apoyos, las mascotas son una parte integral de una familia, y si lo fueron durante el confinamiento deberán seguir siéndolo cuando este termine.

Luisina Daives. Psicóloga de Amadem

Ir arriba