“La Vacuna para el Planeta es la Vacuna para la Humanidad”

En tiempos donde tod@s esperamos la llegada de una vacuna que nos salve, que nos proteja, que nos deje fuera del peligro de la naturaleza, de los virus, y creo que hasta de nosotr@s mism@s… quizá tendríamos que comenzar a pensar que nuestra mejor vacuna para el futuro será proteger la naturaleza y esto será el mejor seguro de vida que podemos encontrar. El 5 de Junio se conmemoró el Día Mundial del Medio Ambiente, y en tiempos donde es esta misma naturaleza la que se cuela por todos lados, demostrando su gran valor en la vida y en la muerte de todas las personas de este gran mundo, creemos que es importante mencionarlo y sobre todo poder reflexionar sobre esto. A su vez, el estado de confinamiento y la paralización de la actividad en algunos sectores altamente contaminantes, han dejado en las últimas semanas imágenes inéditas que reflejan los beneficios ambientales que esta situación excepcional ha provocado. Por ejemplo: grandes ciudades sin su habitual ‘boina’ de contaminación, aves marinas campando a sus anchas por los cristalinos canales de Venecia, o animales salvajes aventurándose a invadir los solitarios espacios urbanos. Sin duda, el parón está teniendo, paradójicamente, un gran beneficiado: el medio ambiente. Pero, ¿qué ocurrirá cuando las cosas vuelvan gradualmente a la normalidad; cuando el Planeta funcione de nuevo a pleno rendimiento? Tenemos que convencernos de una vez de que la interrelación entre el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y el bienestar humano es indiscutible. Y aquí entran algunas recomendaciones para que en este bienestar humano reflejado en una buena Salud Mental, sean herramientas que nos fortalezcan en un mundo aliado, en nuestro hogar: Menos carne y más vegetales, una dieta con menos carne y más productos vegetales es la mejor receta para reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero. Camina siempre que puedas, caminar no sólo mejora la salud de tu corazón, sino la de tu ciudad. Compartir bienes en vez de poseerlos. Hoy, gracias a las nuevas tecnologías y el uso de las redes sociales, podemos reinventar las formas tradicionales de compartir, intercambiar, prestar, alquilar y regalar. Con ello, contribuimos al ahorro de los recursos naturales. Comer más sano y sostenible. Con el tiempo lo que comemos y bebemos se va acumulando en nuestro cuerpo y enfermamos. Fomentar el empleo verde y la economía sostenible que es la que contribuye a evitar emisiones de gases de efecto invernadero, reducir los residuos y la contaminación, cuidar el agua protegiendo la biodiversidad. Un trabajo así protege el medio ambiente pero también crea un entorno más saludable, promotor de la salud. Y esto es lo que tenemos que entender, cuidar nuestro medio ambiente significará cuidar nuestra calidad de vida, mantener distantes virus y enfermedades y, fundamentalmente, fortalecer nuestra Salud Mental.

Luisina Daives. Psicóloga de Amadem

Ir arriba