TE REGALO UNA COMA

Desde el 2003, la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud, ha promovido cada 10 de septiembre el “Día Mundial para la Prevención del Suicidio”, con el objetivo de concienciar a nivel mundial que el suicidio puede prevenirse. Tenemos que tener en cuenta unas cifras que nos darán información acerca de la gravedad e importancia del problema del suicidio: “Cada año se suicidan casi un millón de personas, lo que supone una muerte cada 40 segundos”. “En los últimos 45 años las tasas de suicidio han aumentado en un 60% a nivel mundial. “El suicidio es una de las tres primeras causas de defunción entre las personas de 15 a 44 años en algunos países, y la segunda causa en el grupo de 10 a 24 años; y estas cifras no incluyen las tentativas de suicidio, que son hasta 20 veces más frecuentes que los casos de suicidio consumado”. “Las tasas entre los jóvenes han ido en aumento hasta el punto de que ahora estos son el grupo de mayor riesgo en un tercio de los países de todo el mundo.” En relación a la Salud Mental, tenemos que entender que su ausencia será un factor importantísimo de riesgo de suicidio, al igual que cualquier tipo de adicción, entendida esta como una carencia total de Salud Mental. El suicidio es un problema complejo, en el que intervienen factores psicológicos, sociales, biológicos, culturales y ambientales. Por lo que requiere alternativas, soluciones en el mejor de los casos, complejas. Fundamentalmente tenemos que hablar de él, sin miedos ni tabúes, sin estigma, ni mucho menos con desconocimiento. Recordemos que “el suicidio se puede prevenir”. A nivel mundial, la prevención del suicidio es una necesidad que no se ha abordado de forma adecuada debido básicamente a la falta de sensibilización sobre la importancia que tiene y al tabú que lo rodea e impide que se hable abiertamente de él. De hecho, solo unos cuantos países han incluido la prevención del suicidio entre sus prioridades. Desde Amadem trabajamos para comenzar a cambiar esto, hablar con los más jóvenes en los colegios, institutos, y con la población en general a través de los medios de comunicación, redes sociales, y desde todos estos ámbitos dar pequeñas estrategias de afrontamiento ante situaciones difíciles y de tanta angustia como las que rodean al riesgo suicida. Este año, el teléfono de la esperanza ha lanzado una nueva campaña para luchar contra el suicidio, “te regalo una coma, para que sigas escribiendo tu historia”. La idea es entender que ante tanto dolor emocional, puede aparecer la idea de dejar de vivir, esto es una reacción al malestar, sin embargo, con ayuda y apoyo específico y profesional, el dolor pasará y podremos continuar escribiendo nuestra historia.

Luisina Daives. Psicóloga de Amadem

Ir arriba