El Dialogo: una gran herramienta para ser mejores personas

Cuando en un barrio pequeño y familiar de Madrid, acaban de asesinar a golpes a un joven de 39 años, en donde el principal sospechoso tiene 25 pero sus secuaces entre 14 y 18 años; cuando las bandas o tribus de adolescentes que agreden, dañan, trafican y en muchos casos utilizan armas ilegales, son una realidad cada vez más presente en nuestro país, nos preguntamos ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Ha existido siempre esta violencia? ¿Falla nuestro sistema judicial, educativo o familiar? Y por último ¿Cómo funciona la Salud Mental de estas personas tan jóvenes? Muchos más serían los interrogantes en torno a este duro, difícil pero actual escenario en el que nos toca vivir. No podemos mirar para otro lado, aunque no nos toque de cerca, tenemos que pensar como grupo que nos está pasando y desde nuestro lugar que podríamos hacer para que esto en algún momento de la historia como sociedad, desaparezca, o por lo menos no vaya en aumento como ocurre actualmente. Desde nuestro campo que es el de la Salud Mental, queremos recordar que el ambiente familiar, caracterizado por el dialogo, será una pieza importantísima y determinante del tipo de relaciones que van a mantener nuestros adolescentes. Los hábitos, en cuanto a consumos, van a influir enormemente en la manera en que las emociones negativas, los conflictos o desencuentros van a ser gestionados por los más jóvenes. La manera en que utilicen el ocio y tiempo libre les permitirá aprender a dejar salir sus inquietudes, miedos, enfados o frustraciones. El deporte es y será siempre un vehículo para relacionarnos con los demás y con nosotr@s mism@s de la mejor manera. Y como no mencionar aquí las redes sociales, los juegos cibernéticos y todo este nuevo mundo que tenemos a nuestro alcance, pero que puede resultar peligroso, por lo que nos obliga a mirarlo de cerca. La violencia ha existido ancestralmente, pero tenemos que comprometernos como sociedad a que no crezca, a que nuestr@s jóvenes tengan la posibilidad de aprender, formas pacíficas y saludables de relacionarse, con ell@s y con l@s demás. Trabajemos por un mundo más humano, en donde la escucha y el dialogo sean ingredientes presentes en nuestro día a día, y en donde la Salud Mental tenga un protagonismo en nuestras vidas.

                                                                        Luisina Daives. Psicóloga de Amadem

Ir arriba