¡Disfrutar Cuidándonos!

Se acercan las vacaciones de Navidad, y suelen ser momentos de relajación, como cualquier periodo de descanso, frente al mantenimiento de unos hábitos saludables. ¿La causa? Los cambios de rutina, la falta de unos horarios regulares, los encuentros familiares, los excesos en las bebidas, las comidas copiosas, las largas sobremesas, los dulces y productos tradicionales navideños, el abandono en la  realización de actividad física, etc.

El problema no es tanto que excepcionalmente la comida de Navidad sea desequilibrada, como que el resto de días puedan terminar pareciéndose demasiado. La tendencia al exceso sostenido en el tiempo, caracteriza estos días. Aquí les damos algunas ideas para estas fechas: Comprar con la cabeza y no con la barriga; ser original y saludable en la cocina; beber con placer y moderación; comer un poco antes de sentarnos a la mesa; no hay que probarlo todo en las fiestas; redefinir los postres; bajar lo que ingerimos con paseos agradables.

Así mismo, son muy importantes nuestras relaciones afectivas, y que aunque la situación nos lleva a ser conscientes y responsables en el tipo de reuniones que organicemos, a no excedernos en el número de personas que seamos; la calidad, comunicación y tipo de vínculos que establezcamos será clave para sentirnos satisfech@s y sobre todo content@s de la vida que tenemos.

Se vienen tiempos duros y muy diferentes, pero en los que podemos encontrar alegría, calma, encuentros, diversión, y a nosotr@s mism@s. Esa sería la cuestión! Adaptarnos a esta realidad y poder centrarnos en quienes somos y lo que cada un@ tenemos.

¡A por ello!

                                                                          Luisina Daives. Psicologa de Amadem

Ir arriba