La Salud Mental de las Personas mas Jóvenes Nos Necesita

¡La vuelta al cole ya está aquí! [email protected] más pequeñ@s comenzaron rutina. Y con ella, algunos cambios que requieren que las personas adultas se pongan a ello. Es importante que seamos conscientes de que los horarios de sueño son importantísimos para poder funcionar, pero sobre todo para tener un humor y estado emocional estable. Tenemos que acompañar a la cama, después del lavado de boca y de una cena nutritiva, a un horario temprano para que las horas de sueño y descanso sean reparadoras y así puedan madrugar y comenzar el día con energía. Comidas nutritivas, tema fundamental para la Salud Mental, y a la vez complejo a estas edades, cuando la comida rápida, calórica, ultra procesada, llena de azúcares, ¡les encanta! Pero no debemos bajar la guardia, con paciencia y tolerancia, continuemos intentando acercar a [email protected] más jóvenes a una nutrición adecuada. ¡Familia el uso de los dispositivos móviles! Nos está acarreando problemas muy serios y si no ponemos límites concretos, claros y firmes, la realidad se nos complicará mucho más. No solo se están desarrollando dependencias severas a las pantallas, que traen consigo fallos en la atención y concentración, nulo control de estímulos, baja tolerancia a la frustración, sino que al seguir a diferentes “influencers” o ver en redes sociales vidas perfectas, belleza, riqueza, que en realidad no son ciertas, sino que enseñan una ilusión; está llevando a que en la niñez y adolescencia, haya baja autoestima, mucho miedo e inseguridad, tristeza desmedida, y todo esto, junto a otros factores, puede desencadenar pensamientos de muerte.  No banalicemos el dolor, la apatía, la falta de interés o energía. Escuchemos como personas adultas, desde la comprensión y no la respuesta. Y en este punto algo que no puedo dejar de nombrar es el ejemplo. Usemos los dispositivos con control y en ciertas circunstancias los apartemos. Hablemos de manera positiva acerca de la rutina, de las obligaciones y tareas. Nos relacionemos con personas que nos aporten positivamente, y tengamos una vida activa con deporte o hobbies que nos gusten. Comencemos poco a poco la rutina, que las actividades extraescolares no atemoricen. Les demos mensajes positivos de esta nueva etapa. No nos adelantemos en el tiempo, prediciendo lo que va a pasar. Y cuando llegue el finde compartamos tiempos de calidad, bajando el ritmo y disfrutando de actividades sencillas. Si observamos señales o signos de que algo está pasando, de que algo no va bien en la vida de [email protected] jóvenes, consultemos y pidamos ayuda.

                                                                                Luisina Daives. Psicóloga de Amadem

Carrito de compra
Ir arriba