Por Mas Trabajo Inclusivo

Siguiendo en la semana de la mujer, queríamos tocar hoy un tema muy importante para todas las personas, y aún mas para una mujer que pertenece al colectivo de Salud Mental, que muchas veces se ve afectado: nos referimos a la incorporación a un puesto de trabajo. “Las personas con discapacidad perciben ingresos menores que la población sin discapacidad y, dentro de la discapacidad, también las mujeres cobran menos que los hombres (un 14% menos). De igual modo, las mujeres con discapacidad tienen menor salario que las que no la tienen. Además, a la elevada tasa de desempleo entre las personas con trastorno mental (tan solo un 16,9% tiene trabajo), se unen las barreras añadidas por el hecho de ser mujer. Por todo esto, tenemos que luchar por un mercado laboral orientado a la conciliación, adaptado a la diversidad, no sexista y respetuoso con la salud mental”. Leyendo esto suena como muy complejo y lejano de alcanzar, pero se trata de establecer unas medidas que al final nos acerquen más a la realidad que tenemos, como se ha hecho en cualquier otro tema o ámbito de la vida. No podemos seguir mirando hacia otro lado cuando esto existe, pasa y hay muchísimas familias y mujeres implicadas y sufriendo esta realidad. Otros de los grandes temas en torno a estas dificultades, es el estigma en relación al diagnóstico, lo que lleva a que una persona, trabaje con miedos y dificultades, y al final las consecuencias no son buenas, tanto en el desempeño del puesto como en la vida de la persona. Es necesario que comencemos a pensar en la salud mental y la falta de ella, como una realidad muy común y como cualquier otro tipo de problema o trastorno, que necesita de un tratamiento, de unos apoyos específicos y que cuando contamos con esto, todo debe de ir bien. Para estos cambios se necesitan políticas inclusivas y conciliadoras, pero también empresas sensibilizadas e informadas de todo esto, para poder dar oportunidades a muchísimas personas que lo necesitan y a la vez estas empresas recibir la gratificación por el esfuerzo que hacen. Necesitamos que el resto de la población no señale, criminalice, marque o etiquete al colectivo de Salud Mental. Al final, vemos que el cambio tiene que venir de [email protected], sino será muy difícil llegar a la igualdad, inclusión, integración y adaptación de la diversidad en nuestra comunidad.

                                                                                        Luisina Daives. Psicóloga de Amadem

Ir arriba