Salud Mental y Mujer

3 de cada 4 mujeres con enfermedad mental grave han sufrido en algún momento de su vida violencia en el ámbito familiar o de la pareja. 80% de las mujeres con enfermedad mental grave que han estado en pareja han sufrido violencia. 42% de las mujeres con enfermedad mental grave que están viviendo violencia en la pareja no la identifican como tal.  El riesgo de sufrir violencia por parte de la pareja o ex pareja se multiplica entre 2 y 4 veces cuando se tiene una enfermedad mental. El 26% de las mujeres con enfermedad mental grave han sufrido violencia sexual en la infancia. En más de la mitad de las ocasiones, la persona profesional de referencia del ámbito de salud mental no conocía la existencia del maltrato ocurrido.

Estos son algunos de los datos que en la conmemoración de un día como es el 8 de marzo, nos gustaría arrojar a la sociedad. Una buena Salud Mental nos va a permitir poder relacionarnos de manera óptima con los demás, tomar decisiones acertadas y efectivas para [email protected] [email protected], y sobre todo aceptarnos y querernos como somos, más allá del género. El problema se agrava cuando carecemos de esa buena salud mental y esto se traduce en el tipo de relaciones que mantenemos. Hay causas que vulnerarían a estas mujeres a sufrir más violencia y tiene que ver con: el estigma de la enfermedad mental, que provoca soledad y aislamiento; la menor credibilidad que tiene su relato cuando verbalizan situaciones de maltrato; la habitual ausencia de empleo y recursos económicos; la baja participación social; el aislamiento social y la soledad; la falta de autonomía y la dependencia de otras personas; la baja autoestima; las mayores probabilidades de estar en relaciones desiguales debido a las mayores dificultades para establecer una pareja; el sentimiento de baja capacidad para enfrentarse a la vida en solitario; y la lista podría seguir un poquito más.

Tenemos que continuar trabajando por una Salud Mental para [email protected], en donde la igualdad, integración, adaptación y des estigmatización sean características notorias. Hay que continuar recordando que el dialogo, la comunicación, de todos los temas que nos generan incomodidad, será la única vía para normalizar y al final ayudar a todas aquellas personas que estén en una situación compleja y dolorosa.

                                                          Luisina Daives. Psicóloga de Amadem

Ir arriba