Darse un respiro.

Se termina una primera etapa, la primera parte de este 2021 ha pasado, no inadvertida ni siendo un camino fácil y sencillo. Por el contrario, seguimos luchando, viviendo, sintiendo, aprendiendo, perdiendo, sufriendo y muchas más sensaciones y experiencias, que al final forman parte de la vida; pero que muchas veces (como desde que apareció este virus) nos complican y dificultan la tarea de vivir. Sin embargo, desde Amadem, por personas usuarias, Junta Directiva, [email protected] y técnicos, tenemos un sabor tan bueno, una mezcla de ¡orgullo, esfuerzo, satisfacción y una pizca de vamos a por más! más allá de lo que nos quede por delante. Llega agosto y como cada año la asociación, descansará, las personas que conformamos esta enorme familia (en número y en alma) necesitamos cargar pilas y energías, sobre todo para lo que queda de este año difícil y diferente. Tendremos en el mes de agosto dos divertidas actividades, una comida en un restaurante de Denia y una fiesta del agua en la Finca El Campell en Pedreguer, para que las personas usuarias, puedan tener esas experiencias de ocio, risas y desconexión, tan necesarias en nuestras vacaciones. No podemos dejar de darles algunos consejitos para este tiempo, que ayudaran a que nuestra Salud Mental esté cuidada: reducir el estrés y los horarios, así como las exigencias del resto del año; disfrutar del aire libre, de la playa, de la montaña, de la naturaleza en horarios que no sean perjudiciales para nuestra piel y salud en general; tener conversaciones o realizar actividades en familia, cualquier tipo por sencilla que sea, significará una conexión y reforzará lazos; los excesos de comidas y bebidas pueden aparecer algún día, pero que no se conviertan en un continuo de nuestras vacaciones; seamos conscientes y responsables con la sociedad, el virus sigue aquí, mantengamos conductas de cuidado y prevención. Es tiempo de descansar, de ir más lento, de intentar no pensar tanto en el futuro, ni en lo que vendrá. Si hay algo que el Covid nos está dejando es esa imposibilidad para planear y asegurar un mañana, así que vamos a conectarnos con el hoy, con el aquí y el ahora. Dentro de poco nos volveremos a encontrar, y seguiremos trabajando para ayudar, por poquito que sea, a que la vida de muchas personas sea mejor, y que la calidad y el bienestar sean ingredientes de su día a día.

Luisina Daives. Psicóloga de Amadem

Ir arriba