Cine y Salud Mental

El pasado viernes 3, el Riurau Film Festival, en su X edición, reivindicó y homenajeó a la Salud Mental, desde unos cortos que visibilizaron algunas de las problemáticas en este ámbito y organizó una mesa redonda, en Jesús Pobre, en donde el objetivo fue debatir, aclarar y sensibilizar sobre qué es la Salud Mental, que es y que no la enfermedad mental, y como el cine puede ser una gran herramienta terapéutica para personas con problemáticas de este tipo. Se intento echar luz sobre aspectos claves como la importancia de tener unos hábitos de vidas saludables, buenas relaciones personales y muy importante, con [email protected] [email protected] Por otro lado, dejar de pensar a una persona con un diagnóstico, como alguien peligroso, agresivo o por otro lado que nos de pena. Nada más absurdo y lejano de la realidad. Son enfermedades que, como cualquier otra, necesitan tratamientos específicos para adquirir la estabilidad. Pero dentro esos tratamientos, uno pasa por la aceptación, integración y adaptación de una sociedad, pasa porque los demás dejen de estigmatizar, señalar o marcar a personas que pertenezcan a un grupo diverso. Para esto necesitamos que grandes herramientas de comunicación como puede ser el cine, reflejen una imagen acertada y ajustada de lo que es la Salud Mental; de lo que no es enfermedad, sino que muchas veces es odio, venganza o perversión. El cine, no solo actuará de esta manera, sino que también será terapéutico, ya que la interpretación, permite a una persona con dificultades de expresión, el poder transmitir o vehiculizar lo que siente.
Nuestro colectivo tiene un hándicap que es la invisibilidad de los síntomas, o del dolor, de la dificultad o barrera que la persona siente internamente. Si esto no se ve, ¿cómo podrán transmitir a la sociedad, a [email protected], [email protected], [email protected], y muchas veces a sus propias familias, lo que les ocurre y sobre todo lo que necesitan?
Es nuestra responsabilidad, como profesionales de la Salud; y es la responsabilidad de toda la sociedad, aprender y mirar desde la naturalidad estos temas. A [email protected] nos puede ocurrir. [email protected] podemos desarrollar una enfermedad mental a lo largo de nuestra vida. Ojalá sigan promoviéndose espacios de debate como estos, ojalá llegue un momento en el que no haga falta seguir educando a la sociedad, sino que podamos dirigir nuestra energía, [email protected], en proyectos de recuperación de vidas; cada persona desde el campo que le corresponda.

Luisina Daives. Psicóloga de Amadem

Ir arriba