TERAPIAS ALTERNATIVAS. USOS Y ABUSOS.

Hablamos de terapias alternativas cuando nos referimos a prácticas que no están integradas en el sistema sanitario oficial.
En general se considera que se trata de métodos que no han sido sometidos a suficientes investigaciones como para poder probar su eficacia. Pueden ayudar a mejorar la salud, y algunas están especialmente indicadas para mantener el equilibrio necesario entre cuerpo-mente. Algunas de las medicinas consideradas como alternativas son, o se basan en remedios tradicionales, es decir las que se han usado y aún se utilizan, desde tiempos ancestrales, sobre todo en países y lugares a los que no llega fácilmente la medicina convencional. Pueden ser medicinas a base de hierbas, emplastes, sonidos, bailes, pinturas, etc. Curan algunas dolencias y en otros casos sirven como coadyuvante a la medicación oficial.
En algunos países ciertas terapias alternativas están reconocidas oficialmente e incluidas en los tratamientos hospitalarios. Aquí poco a poco se van introduciendo algunas de ellas. Actualmente ya existen algunas universidades que avalan medicinas alternativas, pero no siempre las personas que las suministran poseen estudios acreditados lo que fomenta la intrusión profesional.
Hay muchas personas que ante una enfermedad más o menos grave busca otras soluciones diferentes a la medicina oficial. Antes de recurrir a este tipo de medicina es importante informarse. Es imprescindible que la persona que la suministra tenga una buena formación que pueda garantizar sus conocimientos y experiencia.
El desconocimiento nos lleva a reaccionar de forma entusiasta o escéptica, sin contrastar informaciones, ante la medicina tradicional, complementaria o alternativa.
Estas terapias no suelen tratar la enfermedad directamente, sino que utilizan métodos que trabajan con la persona de forma holística. Actualmente también es verdad que se suele abusar de algunos medicamentos y en ocasiones sin control médico. Lo deseable sería que el especialista considerara la posibilidad de tratar al paciente con un enfoque más integrador y contemplar la opción de reducir, en la medida de lo posible, algunas medicinas oficiales por algún otro tipo de tratamiento llamémosle alternativo. Deberían poder convivir ambas opciones. Incluso la Organización Mundial de la Salud considera positivo buscar una opción válida dentro de la medicina natural, siempre y cuando no interfiera o impida un tratamiento médico vital.
Relajación, meditación, expresión de emociones y técnicas energéticas, por ejemplo, pueden ayudar a transformar la actitud frente a algunas enfermedades y mejorar físicamente
En AMADEM, como tratamiento frente a la enfermedad mental, utilizamos diferentes técnicas ligadas a la psicología. Pero también tenemos talleres de Musicoterapia y Arteterapia (con sus diferentes disciplinas artísticas). Estas terapias están avaladas por sendos másteres universitarios y por federaciones y asociaciones que sientan las bases de la profesión. Son técnicas psicológicas que utilizan el arte como medio. Trabajan con la persona y utilizan, entre otras, la expresión, la vibración o la energía.
También utilizamos métodos como el Chikung y el Mindfulness que ayudan a relajarse, controlar la consciencia mental y corporal, controlar emociones, etc.
En definitiva, hay que tener en cuenta que cada persona es diferente y cada terapia le sirve de una manera distinta. El tema es amplio y complejo.
Y para mejorar nuestra salud, tampoco debemos olvidar la importancia del ejercicio físico y una buena alimentación. Así como las relaciones interpersonales y afectivas y cualquier actividad que nos satisfaga y nos llene.

Isabel Soler Tarradellas
Arteterapeuta de AMADEM

Carrito de compra
Ir arriba